Diferentes tipos de picaduras

Vamos a ver cuáles son los diferentes tipos de picaduras más habituales y cómo podemos identificarlas por las marcas o por los síntomas que dejan.

Veremos por encima algunos tipos de picaduras más comunes, sin entrar en detalles o tratar de especificar cada uno de los síntomas o cada marca que deja. A veces podemos llegar a pensar que nos ha picado un mosquito, pero la picadura es de una araña, otras veces, confundimos la picadura de un tábano con la de una abeja o la de una avispa. Pero generalmente desconocemos cómo es la picadura de insectos más pequeños como la garrapata o la pulga, y podemos llegar a pensar que es un grano o un lunar.

Veremos a continuación las diferentes picaduras de: La araña, pulga, tábano, garrapata, mosquito, abeja, avispa, serpiente, escorpión y medusa.

Picadura de araña:

Picadura de araña

No suele ser habitual que una araña nos pique, porque suele tender a evitarnos y suele tenernos más miedo ellas a nosotros que nosotros a ellas, pero si que suele ocurrir cuando niños pequeños juegan a cogerlas o cuando por la noche al dormir, las tocamos con alguna extremidad y las cerramos el paso.

Por lo general dejan una marca muy pequeña que depende de la especie, podría llegar a ser dolorosa y causar hinchazón y enrojecimiento. Algunas arañas, como la viuda negra, pueden causar náuseas, vómitos, mareos e incluso llegar a causar la muerte, pero por lo general no suelen tener efectos demasiado adversos. Se debe controlar en todo momento si se sienten síntomas graves, y en caso de ser así, acudir al hospital más cercano, y llevar la araña (muerta) o en su defecto una fotografía que la identifique.

Picadura de pulga:

Picaduras de pulga

Una picadura de una pulga deja una mariquita roja, como si fuera un bultito pequeño que suele causar comezón que se calma al rascar. Por lo general aparece un redondel rojo alrededor de la picadura. Las zonas en las que suelen actuar las pulgas es a la altura de los tobillos, junto a los calcetines. Es muy habitual encontrar sus picaduras justo a la altura del calcetín.

Picadura de tábano:

Picaduras de tabano

El tábano puede llegar a tener diversos tipos de picadura en función del propio tamaño del tábano. Por lo general, suelen ser picaduras muy dolorosas ya que clava su pico de manera muy fuerte, dejando la zona roja, hinchada y levantada en forma de urticaria.

En ocasiones, la propia picadura del tábano puede llegar a causar mareos y debilidad, sobre todo en niños pequeños. El tamaño de la picadura suele ser tan grande que es comparable a una herida pequeña, y, por lo tanto, no está libre de poder infectarse, por lo que además de los síntomas propios de la picadura, se debe estar atento a otros síntomas de infección, como es el pus y una excesiva hinchazón.

Picadura de garrapata:

Picaduras de garrapatas

Las garrapatas son pequeños insectos que suelen esperar a sus víctimas en la hierba de los prados, y que tienen un agudo sentido del tacto, y saben por nuestras pisadas si nos acercamos a ellas o no. Por ello, basta con acercarse a unos centímetros de ellas para que salten y se nos agarren al cuerpo. Normalmente, en personas se pegan a las piernas, pero si nos movemos por el campo, nos sentamos o nos tumbamos, pueden picarnos en cualquier parte. Los perros suelen agarrarlas por las orejas o en el hocico.

En general la picadura de la garrapata es inofensiva, pero en ocasiones pueden llegar a transmitir otras enfermedades peligrosas (Como el Lyme), o causar reacciones alérgicas.

Es habitual que la garrapata se quede adherida al lugar donde muerde, junto a la piel, y se quede chupando la sangre. Si no se detecta a tiempo, puede ir engordando hasta alcanzar tamaños grandes de varios centímetros de grosor.

Se deben arrancar con la cabeza para evitar infecciones, y después tratar de desinfectar la herida con alcohol.

Picadura de mosquito:

Picaduras de mosquitos

Lo primero que debemos saber cuándo nos pica un mosquito es que únicamente pican las hembras, y lo hacen por tratar de alimentar o cuidar a sus hijos o huevos, así que no es que el mosquito tenga una intención clara de molestarnos, sino que lo hace por una cuestión de supervivencia.

El mosquito detecta el anhídrido carbónico de nuestra respiración, y es por eso que sabe dónde estamos, aunque sea de noche o tengamos la luz apagada. Posteriormente, es capaz de posarse con sumo sigilo, y picarnos la piel sin que notemos nada.

Por lo general, la picadura de mosquito es inofensiva, aunque algo molesta. En algunas partes del mundo, pueden llegar a propagarse algunas enfermedades, como el Dengue o la Malaria, pero en estas zonas se controla y se trata de prevenir con vacunas por lo que si ya estamos vacunados o no vivimos cerca de estas zonas, no deberíamos preocuparnos.

La picadura del mosquito causa a veces un levantamiento de la piel a modo de granito, y suele dejar también una zona rojiza alrededor. Se debe acudir a urgencias médicas, solo en caso de notar efectos adversos como sudores y escalofríos acompañados de fiebre, dolor de cabeza y vómitos.

Picadura de avispa:

Picaduras de avispa

Cuando una avispa nos pica, lo notamos al momento porque aparece un fuerte dolor repentino y agudo. Al de poco rato después se va formando una marca roja e hinchada en la piel que puede durar desde unas cuantas horas, hasta incluso varios días, y que puede ser dolorosa y con mucha sensación de picazón, pero que, si no hay problemas de alergias, no debe ser nada de qué preocuparse.

Las personas alérgicas o noten tras la picada una clara dificultad para respirar, mareos o cara hinchada, deben pedir ayuda lo más urgente posible para que les puedan suministrar el antídoto lo antes posible.

Picadura de abeja:

Picaduras de abeja

La picadura de la abeja es similar a la picadura de la avispa, pero con la diferencia de que cuando la abeja pica, deja el aguijón en el interior, por lo que, al expulsar al insecto, normalmente se le desgarra el abdomen y acaba muriendo. La abeja muere picando, mientras que la avispa consigue escapar y puede picar a otras personas.

Aparece dolor y enrojecimiento en la zona durante horas. De igual manera, si se es alérgico o se notan posibles efectos de alergia, como dificultad de respirar, mareos y la boca o cara hinchada, se debe acudir rápidamente a cualquier centro de ayuda lo más urgente posible.

Picadura de serpiente:

Picaduras de serpientes

En general, cuando una serpiente muerde, causa una lesión como consecuencia de los dos colmillos que clava, por lo que se es fácil distinguir su picadura por las dos heridas que deja en la zona afectada.

Dependerá, posteriormente, si la serpiente es o no venenosa, que aparezcan otros síntomas de mayor o menor importancia. Se debe estar atento cuando aparezcan vómitos, dificultad para ver, hormigueo en las extremidades y aceleración del ritmo cardiaco.

En ocasiones estos síntomas tardan varios minutos en aparecer, y otras veces, el propio miedo de la persona mordida puede llegar a confundir los síntomas, ya que el nerviosismo y el miedo impide determinarlos con claridad. El veneno puede llegar a causar un sangrado que no cicatrice, insuficiencia renal, problemas de alergia, e incluso necrosis alrededor de la herida, pero siempre dependerá del tipo de serpiente, de la salud y complexión de la persona, siendo los niños los que suelen salir peor parados.

Picaduras de escorpión:

Picaduras de escorpión

El escorpión pertenece a la familia de los arácnidos, y está emparentado por tanto con las arañas y con las garrapatas. Por lo tanto, tendrá ocho patas, dos tenazas, y el famoso aguijón que los caracteriza.

Hay que decir que la mayoría de escorpiones son inofensivos, y aunque existen casi 2000 especies diferentes, únicamente unas 30 de ellas tienen el suficiente veneno como para causar problemas al ser humano.

Su picadura es muy dolorosa, pero difícil de ocurrir, ya que a no ser que interactuemos con él, el escorpión siempre evitara el enfrentamiento. Suele ocurrir que los bebes o niños pequeños no entienden ni ven el peligro y suelen cerrarles el paso, por lo que en algunas ocasiones resultan picados, y si se trata de una especie venenosa, puede haber efectos adversos que pueden llegar a ser fatales.

Cabe destacar que un escorpión es capaz de picar varias veces, ya que introduce el aguijón, pero lo saca intacto.

Picadura de medusa:

Picaduras de medusas

Dentro del mundo marino también estamos expuestos a diferentes tipos de picadura, como por ejemplo el de las medusas. Que lejos de morder o clavar algún tipo de aguijón, se defiende únicamente con unos tentáculos urticantes, y le basta con rozar o tocar ligeramente para transmitir el veneno.

Al igual que el resto de especies, dependerá del tipo de medusa la severidad de su picadura, aunque si se tengan en común algunos efectos como el dolor inmediato, enrojecimiento de la zona y marcas que pueden llegar a ser muy duraderas e incluso dejar cicatriz.

Algunas especies de medusas, las más peligrosas, pueden llegar a causar enfermedades en algunas partes del cuerpo, y en casos muy extremos, incluso causar la muerte.

Un remedio eficaz para calmar el picazón causado por una medusa es aplicar orina en la zona afectada, de modo que se modifica el PH y se consigue cierta calma o alivio temporal.

Diferentes tipos de picaduras
3 (60%) 2 votes

Leave a Reply