Diferentes tipos de erosión

La erosión es un proceso de desgaste del suelo o de la roca que lo conforma, por causa de la acción de otros procesos de tipos geológicos como puedan ser corrientes de agua, viento, movimientos de glaciar, contraste de temperaturas e incluso el mar. Sin olvidar también la propia acción del hombre, que, mediante distintas prácticas, puede ayudar a acelerar la erosión hasta el punto de lograr pérdidas difícilmente compensadas por la regeneración natural, tal y como ocurre en procesos de desertización en los que el suelo se degrada aún con mayor facilidad.

1 – La erosión del agua:

Erosión por agua

La erosión causada por el agua es debida principalmente a la fuerza de arrastre que desplaza el agua a través del flujo de la corriente de un río, aumentando el cauce, permitiendo deslizamientos del terreno de las zonas aledañas, y también mediante la disolución de materia, que puede llegar a descomponer ciertas rocas como la piedra caliza.

Es común ver piedras redondeadas en los cauces de los ríos, como consecuencia del arrastre y la erosión. Los saltos de altura o cataratas también actúan de manera continúa afectando el suelo y la materia donde choca y desgastando la zona en el largo plazo.

El agua de lluvia golpea la superficie del terreno y genera cambios físicos en las partículas, generando cambios de humedad y permitiendo una mayor facilidad de rotura y arrastre del suelo.

Como es lógico, la erosión causada por el agua será directamente proporcional a la pendiente del terreno y a la longitud de dicha pendiente. Siendo el mayor grado de erosión cuando el agua recorre por gravedad montañas y zonas elevadas, y con mucho menos efecto en las zonas llanas.

2 – La erosión del viento:

Erosión por viento

La causada por el viento, o erosión eólica puede parecer pequeña, pero es la principal causante de la formación de desiertos. El viento transporta distintas partículas que al chocar con la roca producen fricción. A corto plazo no se observan cambios aparentes o tan rápidos como la erosión del agua, pero en el largo plazo, los resultados son devastadores, ya que el viento alcanza muy diversas superficies.

El ejemplo más claro son la formación de desiertos en forma de dunas arenosas que continuamente están desplazándose y chocando unas con otras hasta formar una fina arenilla. Aunque en estos casos, se debe tener en cuenta también la ayuda inestimable de los distintos contrastes térmicos que se experimentan, con excesivo calor por el día y temperaturas muy frías de noche que prácticamente rompen la roca y permiten de una manera más sencilla el proceso de erosión.

3 – La erosión glaciar:

erosión por un glaciar

Los glaciares son enormes cantidades de hielo y rocas que reposan sobre el terreno y cuando existe una cierta pendiente, se deslizan debido a la fuerza de la gravedad, arrastrando unas piedras con otras (abrasión) y permitiendo distintos roces a lo largo del recorrido. Existe un proceso que se conoce con el nombre de arranque glaciar y se produce cuando el agua del deshielo se introduce en las grietas de las rocas, que, al volver a congelarse el invierno siguiente, logran romper y levantar la roca, incorporándola a la propia carga del glaciar.

El 10% de la Tierra está cubierta por glaciares, acumulando el 75 % del agua dulce del planeta.

4 – La erosión del mar:

Erosión por mar

 El mar es otro agente natural que permite la erosión del terreno de manera continuada con cada ola que rompe en la superficie. La consecuencia de este movimiento perpetuo es la erosión de la costa, recortando zonas geográficas y formando distintas playas. En función de la erosión, es posible encontrar desde playas de guijarros de distintos tamaños, hasta playas de fina arena.

La propia salinidad del agua también actúa sobre las rocas disolviéndolas en su interior, sobre todo en el caso de la tiza y de la caliza.

Muchas zonas costeras sufren los tres agentes a la vez, la lluvia, el viento y el mar, que puede ir modificando el paisaje en el largo plazo.

5 – La erosión antrópica:

Erosión antrópica

La erosión antrópica o erosión causada por el hombre es aquella que sucede a consecuencia de las inadecuadas prácticas agropecuarias.

La más habitual es la de realizar cultivos en terrenos inclinados, que con el tiempo terminan desgastando y rebajando el nivel. Otras prácticas, como el pastoreo, permiten la pérdida de hierba o de pasto en zonas de difícil regeneración, fomentando la sequedad y desertización de la zona.

Otras prácticas destructivas son la deforestación o tala indiscriminada de los bosques, y la multitud de incendios que devastan grandes zonas, facilitando que posteriormente, el agua y el viento puedan incidir de una manera más sencilla sobre el terreno.

Diferentes tipos de erosión
4.3 (86.67%) 3 votes

Leave a Reply