Diferentes tipos de oraciones

Para definir las oraciones, diremos que son un conjunto de palabras que juntas adquieren un significado completo y que comunican una idea y que generalmente tienen una estructura compleja o analítica, (sujeto + verbo + predicado) constituyendo así el elemento sintáctico más pequeño, capaz de transmitir una proposición lógica.

Tipos de oraciones

Las oraciones pueden clasificarse en 5 grandes grupos en función de distintas características:

  • Según el número de verbos.
  • Según la estructura.
  • Según la forma del sujeto.
  • Según el tipo de verbo.
  • Según la actitud del hablante.

1 – Oraciones según el número de verbos:

Dependiendo del número de verbos que tenga una oración, podemos clasificarlas en simples o complejas:

  • Simples: Son oraciones con un único verbo y que expresan una única idea sencilla en forma personal:

“Nosotros tenemos hambre” o “Yo soy alto”

              1.2 – Compuestas: Son oraciones que están formadas por varios verbos en forma personal. Generalmente suelen ser dos verbos, aunque dependiendo de la complejidad de la oración podemos combinar tres, cuatro o incluso más. Las ideas que acompañan a cada verbo se denominan “proposiciones” correspondiendo una preposición para cada verbo.

Existen tres tipos de oraciones compuestas: coordinadas, yuxtapuestas y subordinadas.

                            1.2.1 – Coordinadas: Cada una de las proposiciones de la oración tienen un significado sintácticamente independiente. A su vez, las oraciones compuestas coordinadas pueden clasificarse en 6 diferentes tipos:

                                           1.2.1.1- Copulativa: Expresa la unión de dos proposiciones. Suele utilizar la conjunción copulativa “Y” para unir cada proposición:

                                           “Soy alto y tengo 18 años”, o “Miguel ríe y su madre llora”

                                           1.2.1.2 – Adversativa: Una de las proposiciones corrige a la siguiente, generalmente haciendo uso de la preposición “pero”:

                                           “Tiene fiebre, pero se encuentra perfectamente” o “ Es libre pero no puede salir”

                                           1.2.1.3 – Disyuntiva: Las proposiciones se unen mediante la conjunción “o” formando distintas opciones de ocurrencia. Por ejemplo:

                                           “O jugamos todos o tiramos el balón al río”

                                           1.2.1.4 – Distributiva: Distribuyen las distintas acciones de los verbos entre sus correspondientes sujetos mediante nexos como “Ya, unas veces.” Por ejemplo:

                                           “Unas veces es feliz, otras está triste” o “Ya va, ya viene”

                                           1.2.1.5 – Explicativa: una proposición explica el significado de la proposición siguiente. Para ello se utilizan nexos explicativos como “Esto es, es decir, o sea”. Por ejemplo:

                                           “Sacó un 4 en el examen, o sea que suspendió”

                                           1.2.1.6 – Consecutiva: Indican las consecuencias derivadas de la proposición principal mediante el uso de conjunciones y locuciones consecutivas tales como “Conque, luego, pues, por consiguiente, así que, de manera que, por lo tanto”. Por ejemplo:

                                           “Ya llegó octubre, por consiguiente, cerramos la piscina”

                            1.2.2 – Yuxtapuestas: Son oraciones compuestas que no tienen ningún nexo de unión y que suelen venir separadas mediante comas (,) o puntos y comas (;). Por ejemplo:

                            “Me gusta leer, ir al cine, escribir poemas…”

                            1.2.3 – Subordinadas: Son oraciones compuestas en las que una proposición depende estructuralmente del núcleo de la proposición principal. Distinguimos a su vez tres tipos de subordinadas en función de la dependencia sintáctica:

                                           1.2.3.1 – Adverbiales: La proposición subordinada funciona como un adverbio, ya sea temporal, de lugar, modal, comparativo, condicional, causal, consecutivo, concesivo o final. Por ejemplo:

                                           “Yo estudio donde más tranquilidad haya” – subordinada adverbial de lugar. O “Me levanto cuando canta el gallo” – subordinada adverbial temporal.

                                           1.2.3.2 – Sustantivas: La proposición subordinada actúa como un sustantivo, pudiendo desempeñar funciones de sujeto, complemento directo, complemento indirecto, nombre, adjetivo, adverbio, complemento circunstancial o atributo. Suelen unirse a la proposición principal mediante nexos tales como “que, cuál, quién, cuánto, dónde”. Por ejemplo:

                                           “No sé quién eres” o “Dígame cuánto cuesta el teléfono rojo”

                                           1.2.3.3 – Adjetivas: La proposición subordinada actúa como si de un adjetivo se tratase utilizando nexos tales como “que, cual, cuyo, quien”. Por ejemplo:

                                           “Quiero un helado que no tenga azúcar” o “ese es el jardín, cuyas flores duran tanto”.

2 – La estructura:

Estructura de las oraciones

La estructura de la oración puede presentar verbo, y por tanto separar la oración en dos partes, sujeto y predicado, aunque también es posible que existan oraciones sin verbo y que presenten dos partes diferenciadas. En función de la presencia o ausencia del verbo, podemos distinguir dos tipos de estructura:

              2.1 – Unimembre: La oración no tiene verbo, y por tanto no es divisible entre sujeto y predicado, pudiendo aparecer frases simples breves y concisas, como por ejemplo:

“Hasta luego”, “Buenos días”, “Muy bien”

2.2 – Bimembre: La oración tiene dos miembros, sujeto y predicado, gracias la mayor parte de las veces a la presencia del verbo. En estos casos se dice que la oración bimembre es verbal. Por ejemplo: “El perro come huesos”, distinguiendo fácilmente el sujeto “el perro” y el predicado “come huesos”.

Pero la oración bimembre puede no tener un verbo conjugado y mostrar dos partes diferentes. Por ejemplo: “Madrid, capital de España”.

 

3 – Forma del sujeto:

Según la forma del sujeto y la disposición que tenga dentro de la frase, podemos distinguir cuatro tipos de oraciones:

       3.1 – Impersonales: Son oraciones que no tienen sujeto, ya sea explícito o implícito. En ocasiones pueden hacer alusión a verbos meteorológicos, como por ejemplo: “hoy llueve mucho” , o “Lleva granizando todo el fin de semana”. Otras veces son oraciones impersonales gramaticales con los verbos ser, estar, haber, hacer… “Hace frío”, “Está todo tranquilo”, “había mucha gente”. Oraciones impersonales ocasionales construidas en tercera persona: “Dicen que vives en Nueva york”. O también oraciones basadas en la partícula “se”, como por ejemplo: “En este restaurante se come bien”.

       3.2 – Personales: Son oraciones que sí tienen un sujeto. Si el sujeto es explícito (aparece escrito), se considera una oración personal explícita. “El perro come huesos”. Siendo personal implícita cuando el sujeto no aparece: “Come huesos”.

 

       3.3 – Pasiva: Son oraciones en las que el sujeto recibe la acción por parte del verbo, y es el complemento agente el que la realiza. Por ejemplo:

       “El carro es transportado por los bueyes” – donde el sujeto es el carro, y el complemento agente son los bueyes.

       3.4 – Activa: Caso contrario a las pasivas, en el que el sujeto es quien realiza la acción del verbo y el complemento es quién la recibe. Por ejemplo:

       “Los escritores firman libros” – donde el sujeto son los escritores, y el complemento son los libros.

 

4 – Tipo de verbo:

Tipo de verbo

Según el tipo de verbo y sus diferentes características, podemos clasificar las oraciones en seis grupos o clases distintas:

       4.1 – Oraciones copulativas o atributivas:  Son aquellas en las que aparece un verbo copulativo tal como “ser, estar o parecer” seguido de un adjetivo o sintagma adjetival. El género y el número del sujeto concuerda con el del atributo. Por ejemplo:

       “Las canciones son emotivas” o “José está cansado”

 

       4.2 – Oraciones predicativas: Son aquellas en las que aparece un verbo predicativo (no copulativo) y que a su vez pueden clasificarse en:

                     4.2.1 – Predicativas activas: En las que el sujeto es el que ejecuta la acción:

                                   4.2.1.1 – Transitivas: El verbo requiere que aparezca un complemento directo para dar mayor concreción a su significado: Por ejemplo:

                                   “Yo mando un correo electrónico a mi amigo”

                                   4.2.1.2 – Intransitivas: El verbo no admite la presencia de un complemento directo. Por ejemplo:

                                   “El abuelo descansa”

                                   4.2.1.3 – Reflexivas: El verbo tiene carácter reflexivo, lo que significa que la acción del verbo recae sobre el propio sujeto. Por ejemplo:

                                   “Ella se quiere mucho a sí misma” o “Hoy te limpias con jabón”.

                                   4.2.1.4 – Recíprocas: El verbo en este caso es un verbo recíproco, haciendo referencia a que la acción recae sobre dos agentes al mismo tiempo. Por ejemplo:

                                   “El padre y el hijo se gritaron en el garaje

                     4.2.2 – Predicativas pasivas: El verbo aparece en voz pasiva, y es el sujeto el que recibe la acción en lugar de realizarla.

                     “Se alquila habitación”, o “Tres limpiezas diarias son recomendadas por los dentistas.”

 

                     4.2.3 – Predicativas impersonales: El verbo aparece en tercera persona, sin sujeto, o con un sujeto impreciso o indeterminado que no hace referencia a nadie en particular:

                     “Graniza con fuerza”, “Se busca asistenta”

 

5 – Actitud del hablante:

Actitud del hablante

Por último, las oraciones también pueden clasificarse en función de la actitud del hablante, el modo de expresarse, las emociones o los sentimientos, y las diferentes expresiones que pueden dar lugar a los siguientes tipos:

              5.1 – Enunciativa: Son oraciones también denominadas como declarativas, en las que se informa sobre un hecho de manera objetiva, pudiendo ser afirmativa o negativa en función de si afirman o niegan el hecho. Por ejemplo:

              “Una mesa tiene cuatro patas” o “Un triángulo no tiene cuatro lados”

              5.2 – Exhortativa: Son oraciones también denominadas como imperativas que se utilizan para expresar ordenes, consejos, ruegos, peticiones e incluso prohibiciones. Por ejemplo:

              “No metas eso ahí”, “escucha lo que te digo”, “Tráigame el segundo plato”

 

              5.3 – Exclamativa: Son oraciones cuya finalidad es la de expresar diferentes emociones o sentimientos tanto de alegría, como de dolor, miedo, sorpresa, tristeza…etc. Se suelen usar los signos de exclamación para enfatizar la oración. Por ejemplo:

              “¡Estoy muy contento!” o “¡Qué fría está el agua de la piscina!”

              5.4 – Interrogativa: son oraciones que solicitan o demandan algún tipo de información. También pueden expresar sugerencias o mandatos indirectos. Se acompañan de los signos de interrogación.

                            5.4.1 – Interrogativa total: Demandan una respuesta de carácter total, o si o no.

                            “¿Has comprado los huevos?” o “¿Has sacado al perro a pasear?”

                            5.4.2 – Interrogativas parciales: Demandan la información, pero sin el grado de detalle de las parciales. Únicamente desean la información de manera parcial. Por ejemplo:

                            “¿Qué harás estas vacaciones?”, o “¿Qué quieres desayunar?”

                            5.4.3 – Interrogativa directa: Se caracteriza porque la oración o proposición principal es interrogativa: Por ejemplo:

                            “¿Cuánto cuesta?” o “¿Quién ha sido?”

                            5.4.4 – Interrogativa indirecta: En este caso no es necesario acompañar la oración por los signos de interrogación, pero la oración subordinada tiene carácter interrogativo. Por ejemplo:

                            “Explícame porqué te fuiste tan pronto” o “ Pregúntale dónde comprar café”

              5.5 – Dubitativa: son oraciones que expresan duda, probabilidad o suposición sobre hechos inciertos. Para este tipo de oraciones se usan a menudo adverbios de duda tales como “acaso, quizás, tal vez, probablemente…) Por ejemplo:

              “Esta tarde posiblemente llueva” o “Quizás el hombre llegue a Marte”

              5.6 – Optativa: Son oraciones también denominadas desiderativas y que se caracterizan por expresar deseo. Para ello utilizan tiempos verbales en subjuntivo. Por ejemplo:

              “Ojalá se pueda ir al espacio”, o “Que te pongas bien cuanto antes”

Diferentes tipos de oraciones
1.2 (24.44%) 18 votes

Leave a Reply